. Satanath Records

Reviews: SAT285

< Обратно к релизу / Back to page

With 18 years of continuous work and five studio albums behind them, the Colombian band Vitam Et Mortem are now returning with their sixth full-length, which is set for release on April 13th by Satanath Records (Russia) and Exhumed Records (Ecuador). Entitled El Río De La Muerte (River of Death), it is a conceptual work that functions as an exercise in historical memory — focusing on the armed conflict that has scourged Colombia for the past 60 years. In doing so, the album makes a comparison between the Magdalena River in Colombia and the Acheron river of Greek mythology, one of the five rivers of the underworld, known as “the river of woe”.

 

The band’s significant years of work and ever-evolving musical explorations have resulted in a truly fascinating listening experience, and an unusual stylistic amalgam that intertwines elements of black and death metal, ritual and folk influences, and the union of ravaging brutality and mesmerizing melody. As a great example of these achievements, we present today a lyric video for a song called “Los cuerpos en el río” (“The corpses in the river”).

 

Mindful of the context of the current viral pandemic, the band have introduced the song to us (and to you) in this way: “War and violence are, without any doubts, one of the greatest plagues in human history, Colombia has suffered them during 60 long years, this pestilent outbreak has been here since our grandparents generation ripping apart the lives of thousands of people and still goes on”.

 

The intensity of those sentiments is reflected in the music, which seems to betray both violence and endless sorrow, translated through sound in gripping and memorable fashion.

 

The overture to the song seizes attention immediately, and although it is in some obvious ways very different from what follows, it is also integrally related. The gleaming guitar melody is a seductive spell, spiraling like a spectral incantation, and the sorrow-shaded singing and measured drum rhythm that join in have an ethnic folk influence. What follows is a ravaging attack of blasting drums, viciously assaulting riffs, and harsh roaring vocals. That magical opening melody, shining yet vaporous, strange yet soulful, continually reappears, yet as the song surges it now seems laden with menace as well as mystery.

 

The flickering leads heat the wildness of the sound, and the song also has a grim stalking aspect, while shining keyboard layers add an element of eerie majesty. The music whirls and blazes in spasms of violence — but it’s that central riff which closes the music alone (and by this time it has extended its tendrils so deeply into the brain that it doesn’t disappear just because the song ends).

 

https://www.nocleansinging.com/2020/03/27/an-ncs-video-premiere-vitam-et-mortem-los-cuerpos-en-el-rio/

Osmnáct let existence, šest studiových alb, kolumbijští VITAM ET MORTEM jsou zkušenu bandou a na aktuální novince „El Río De La Muerte“ je to bezpochyby slyšet. Zčernalý, smrtí prolezly death metal s výrazným symfonickým přesahem nese jasné stigma originality a rodná španělština tomu pouze napomáhá a rozhodně není jediným originálním prvkem. Mimoto je „El Río De La Muerte“ koncepčním albem, zpracovávající vleklý ozbrojený konflikt na území Kolumbie, proti němuž je Třicetiletá válka co do délky trvání málem dějinnou epizodou.

 

Temná a chmurná atmosféra se objevuje hned s prvními tóny „El Río De La Muerte (Obertura)“, předehry k samotnému příběhu - temná melancholie, silná atmosféra a všudypřítomný pach smrti. „Los Cuerpos En El Río“ rozpoutává divokou řež, která nepostrádá – co nepostrádá, je napěchována melodiemi, zesilujícími působivost skladby. Temnota jako by lezla z reproduktorů v podobě vraždícího monstra na denní světlo s jediným cílem – umrtvit vše živé. „La Danza De Los Gallinazos“ dává více prostoru melodickým pasážím, variabilnější struktura skladby a častější změny temp dotahují působivost a děsuplnou přitažlivost do velmi zajímavých rozměrů, jeden by se slabé chvilce do toho penálu snad začal těšit. „Aqueronte“ se za zvuku pochodového rytmu virblu rázem zvrhne do vysokoobrátkového mlýnku na maso, a tento vzorec se několikrát během skladby zopakuje. Zdvojené vokály nemají daleko k vyvolávání zatracených duší ze zásvětí. Atmosféra boje zblízka je natolik hustá, že stačí málo, abych cítil zplodiny z nábojových komor a slyšel svištět projektily ruku v ruce s pleskáním mrtvých těl o zem, pro jejichž duše si po řece mrtvých pravidelně přijíždí převozník – však šplouchání vesla ve vodě je v závěru skladby jasně slyšet. „El Animero“, pomalá, plíživá a přesto velmi důrazná hudební kulisa pro poslední okamžiky světské existence. Zvuk kytar je najednou mohutnější a účinek „El Animero“ tomu odpovídá – melodie nemají ten efekt, že hudbu odlehčují a zpřístupňují, „pouze“ zintenzivňují všeobecnou temnotu – porozuhodné!!! „Barquero De Los Muertos“ se vrací i silovějšímu a brutálnějšímu výrazu, rychlá tempa střídají pomalé a velmi nápadité melancholičtější pasáže. Pohřební melodie jsou stále velmi intenzivní, stejně jako hloubení hrobů do krví nasáklé půdy, „Plegaria De Los Muertos“, modlitba za mrtvé…brzy nebude nikoho, kdo by ji odříkal. Dech smrti je cítit na zátylku a útěk není možný, poslední pokus o vzdor – pak už jen odevzdanost a smíření se s nevyhnutelným během věcí vezdejších. „Nomen Nescio“ je sugestivním outrem po hodech kmotřičky smrti. Stejně jako „Obertura“, i outro je velmi zajímavým a emotivním zážitkem. Mohl by to být závěr, ovšem není, „El Río De La Muerte“ obsahuje dvě bonusové skladby. „Yo Soy El Siguiente Muerto“ původně vyšla na albu „Commanding The Obscure Imperius“ v roce 2018. Ostrý, řezavý zvuk a melodické kytary, intenzivní přesná rytmika včetně silné atmosféry a spousty energie, tento bonus rozhodně na albu do počtu není – doporučuji porovnat s původní verzí. Druhým přídavkem je cover „Ritos Del Muerte“ od MASACRE (pozor, ne ti MASSACRE, ten rozdíl jednoho „S“ znamená úplně jinou kapelu, tenhle masakr je místní, nikoliv z Floridy) je jako orkán zavřený v místnosti velikosti záchodu nebo špajzky – o to větší paseku pak napáchá. Originál rovněž stojí za to!!!

 

Kolumbie rozhodně není metalový zapadákov. VITAM ET MORTEM, i kdyby se jim nepovedlo už nic dalšího, podnítili moji zvědavost prozkoumat kolumbijskou scénu do hloubky. VITAM ET MORTEM se prostřednictím „El Río De La Muerte“ podařilo mnohem více. Z hlubin undergroundu se vynořilo bombastické, propracované, barevné a dramatické metalové album, přitažlivý a zároveň děsivý příběh o dilematu každého z nás – konci našich životů - o jediné jistotě, kterou máme všichni bez rozdílu rasy, společenského postavení, pohlaví a stranické příslušnosti.

 

https://www.metal-line.cz/articles/recenze-vitam-et-mortem-el-rio-de-la-muerte-2020-satanath-records-exhumed-records-1710

 

 

La agrupación colombiana Vitam Et Mortem, estrena su nuevo álbum: El río de la muerte (2020). Un trabajo que llega para convertirse en el sexto full álbum de su discografía. Con 18 años de trayectoria musical V.E.M, es una banda prolífica que tiene acostumbrados a sus fans a grandes trabajos sonoros, y esta no es la excepción. Julián Trujillo (voz y guitarra), continua en la banda como miembro fundador desde el 2002. En esta ocasión lo acompaña Julián Rodríguez (batería y vocal), y como músico de sesión invitado Nicolás Jiménez, en las cuatro cuerdas. El río de la muerte, es prensado bajo la etiqueta Satanath Récords (Rusia) en alianza con Exhumed Récords de Ecuador.

 

El álbum fue mezclado y masterizado por Jari Lindholm. Gran jugada de la banda, puesto que Lindholm es un músico reconocido en el Death Metal de Suecia. El río de la muerte es un álbum conceptual que nos sumerge en una correlación entre la mitología griega del Río Aqueronte, donde el barquero Caronte transportaba las almas de los muertos al Hades, de orilla a orilla; sin que su barca naufragase y el río Magdalena, uno de los ríos más importantes de Colombia. No en vano los antiguos pobladores lo conocían como Huacayo (río de las tumbas).

 

Empecemos a navegar por estas aguas musicales que nos propone Vitam Et Mortem, una obertura musical hermosa y a la vez triste, con tintes de soledad y tragedia es la encargada de dar el nombre al disco ”El río de la muerte”.

 

”Los cuerpos en el río”, es un juego de palabras con los peces en el río, famosa canción navideña, tal vez, el contraste entre los que ríen y los que lloran. Una total descarga de Death Metal con guitarras relámpago y baterías vertiginosas son la constante, mientras Julián Trujillo nos narra una historia de violencia. Y para hacer más dramático el relato Julián Rodríguez, crea unas vocales de fondo cantando al unísono, gran tema. Para no dejar bajar la intensidad vuelve la descarga con el tema ”La danza de los gallinazos”, y sí que es una danza. Un tema denso, pesado, pero a la vez armonioso. El sonido de la guitarra es muy particular, no busca el protagonismo con riffs o solos extremos, se mantiene más en una línea de acompañamiento. Sin lugar a dudas, un tema con grandes matices, cambios y mucha creatividad a la hora del armado.

 

El recorrido por este Río de la muerte se pone algo más “peligroso” con el tema ”Aqueronte”, (el mismo río donde Caronte rema sin hundirse), con una intro donde escuchamos este remar de muerte. De nuevo una descarga de Death Metal. Trujillo coloca su voz en modo de relato épico para luego dejar que el tema explote en todo un colapso sonoro. Batería, bajo y guitarra nos regalan una pieza avasalladora, todo un despliegue de sonido 2020, con una atmósfera única que siempre ha distinguido a Vitam Et Mortem.

 

Las aguas se calman un poco con el tema ”El animero”, guitarra y batería se roban el protagonismo, y cabalgan a medio tiempo de manera cadenciosa, haciendo que la voz de Trujillo tenga vía libre para la narración. Un gran atractivo de este álbum es la interpretación vocal de Trujillo (una gutural brutal pero entendible).

 

Río abajo encontramos uno de los mejores temas del álbum: ”Barquero de los muertos”, la guitarra crea melodías épicas rondando lo memorable, la batería de Rodríguez muestra su potencial con ataques premeditados de rapidez y contrastes interesantes. La guitarra se encuentra en un constante liderazgo, insinuando la dirección a tomar de esta barca. El turno es para la canción ”Plegaria a los muertos”, quizá la letra más lastimera del álbum, toda una narración de dolor plasmada en 3:54 minutos. La realidad del sufrimiento vivido de un pueblo tras años de violencia. Un tema donde la brutalidad de la música es un simple espectador ante el relato.

 

”Nomen nescio”, es un tema donde Vitam Et Mortem apuesta una vez más por la oratoria, la banda se inclina más por dar relevancia a la letra y Trujillo entrega una narración dolorosa con un acompañamiento de bajo y batería lento y oscuro.

 

El track No. 9 de este álbum es una versión (2020) del tema ”Yo soy el siguiente muerto”, la canción ya había aparecido en el álbum ”Commanding the Obscure Imperius” (2008), primer trabajo de Julián Rodríguez en la batería, en esta ocasión la banda crea unos arreglos al inicio y final del tema, haciendo el tiempo de duración más largo que el original. Aquí se crea una pequeña brecha y el tema toma un rumbo distinto a lo escuchado hasta el momento. La guitarra es la protagonista y la interpretación vocal es más Death Metal Old School.

 

Llegamos a la desembocadura de este Río de la muerte, con un cover de una banda que sí estamos hablando de dolor, sufrimiento y realidad social, es la reina; hablamos de Masacre de Colombia: toda una institución viviente del Metal del país. Vitam Et Mortem versiona el tema ”Ritos de muerte”, un gran cover que respeta el sonido original, pero mantiene el sello de quien lo versiona.

 

Diez piezas donde se narra el dolor de un país, acompañadas de magia musical. Un álbum imperdible para los amantes de los sonidos fuertes, duros y oscuros del Death Metal.

 

https://headbanger.es/vitam-et-mortem-el-rio-de-la-muerte-2020/

 

Vitam  Et  Mortem  are  a  band  from  Columbia  that  has  had  music  reviewed  before  in  this  zine  and  on  this  recording  plays  a  very  melodic  and  symphonic  mixture  of  black  and  death  metal  and  this  is  a  review  of  their  2020  album  "El  Rio  De  La  Muerte"  which  was  released  as  a  joint  effort  between  Satanath  and  Exhumed  Records.

 

  Symphonic  elements  start  off  the  album  and  also  mixes  in  with  the  heavier  sections  of  the  music  at  times.  When  guitar  solos  and  leads  are  utilized  they  are  done  in  a  very  melodic  style  while  the  vocals  are  mostly  grim  sounding  black  metal  screams  and  female  vocals  can  also  be heard.

 

  During  the  faster  sections  of  the  songs  a  great  amount  of  blast  beats  can  be  heard  while  death  metal  growls  are  a  very  huge  part  of  the  recording.  Throughout  the  album  you  can  also  hear  a  decent  mixture  of  slow,  mid  paced  and  fast  parts  along  with  all  of  the  musical  instruments  also  having  a  very  powerful  sound  to  them.

 

  A  couple  of  tracks  also  introduces  clean  playing  and  classical  guitars  onto  the  recording  as  well  as  some  clean  vocals  and  folk  music  elements  also  being  used  briefly.  as  the  problem  progresses  a  brief  use  of  spoken  word  parts  can  also  be  heard  and  the  closing  track  is  also  a  Masacre  cover.  The  production  sounds  very  professional  while  the  lyrics  are  written  in  Spanish  and  cover  death,  war,  chaos,  history  and  ancient  culture  themes.

 

  In  my  opinion  this  is  another  great  sounding  album  from  Vitam  Et  Mortem  and  if  you  are  a  fan  of  symphonic  and  melodic  blackened  death  metal,  you  should  check  out  this  recording.

 

http://darkdoomgrinddeath.blogspot.com/2020/04/vitam-et-mortemel-rio-de-la.html

 

 

Un álbum puede analizarse de varias maneras. Una es ir canción por canción, sin ningún orden en particular. Otra es seguir el orden propuesto en el álbum. Pero cuando se sabe de antemano que se trata de un álbum conceptual, es conveniente entonces abordarlo como un todo. El nuevo álbum de VITAM ET MORTEM se presta para este ejercicio.

 

 

Con base en el libro «Los Escogidos» (2012) de la periodista Patricia Nieto, y haciendo un paralelo con la mitología griega, «El Río de la Muerte» cuenta una historia alucinante y macabra a la vez: el devenir de las almas en pena de los muertos insepultos y sin nombre, cuyos cadáveres eran arrojados al río Magdalena, y qué pasaba con sus cuerpos.

 

 

 

La obertura insinúa los motivos musicales que, enmarcadas en la sección rítmica, resurgen en las canciones. Avanza a paso firme guían al oyente a lo largo del álbum, marcando el camino con precisión milimétrica y dando una base sólida al elemento melódico que confiere dinamismo al conjunto. Por su parte, las líneas melódicas en las canciones, estructuradas a partir de los riffs de cada corte, son la fuerza motora en cada composición, dando así consistencia al relato sonoro que propone toda la obra.

 

Porque «El Río de la Muerte» es justo eso; un relato sonoro, un viaje musical, cuyo hilo conductor bien puede ser la estela que dejaban a su paso los cuerpos insepultos al bajar por las aguas del río Magdalena, “la gran fosa común de Colombia”. Cada canción puede abordarse como un relato distinto, pero todo el álbum es una letanía ritual, un canto fúnebre en tono sepulcral a los muertos olvidados de la guerra.

 

El paisaje musical queda pintado con la oscura parodia al villancico tradicional de ‘Los cuerpos en el Río’, el melancólico rasgueo y el redoble de tambor en ‘Plegaria a los muertos’, que bien pudieran ambientar la escena de una ejecución justo antes del tiro de gracia, o el ulular del viento en ‘El Animero’ que evoca tanto las almas que van camino al descanso eterno como aquellas que claman por eterno reposo, pero la travesía por el río de la muerte inicia con el ruido de los remos golpeando las turbias aguas del Aqueronte.

 

Aqueronte, el río de la tragedia en la mitología griega, era la frontera entre el mundo de los vivos y el Inframundo. Siempre y cuando hubieran sido sepultados, las almas de los difuntos esperaban en sus riberas para ser transportados a la otra orilla por Caronte, el Barquero de los muertos. Pero si estaban insepultos, Caronte se negaba a llevarles, y las almas de los muertos vagaban por las orillas del Aqueronte durante 100 años hasta que Caronte accedía a llevarlos. Y aquí entra el relato de VITAM ET MORTEM.

 

Cuando no quedaban en el fondo, devorados por los peces en el río, los cadáveres terminaban deshaciéndose, podridos por la humedad, en las mallas de los pescadores que, guiados sin saberlo por el arquetipo de Caronte, hacían las veces de psicopompos, llevándoles a buen reposo. En el mejor de los casos, los cuerpos encallaban a orillas del Magdalena, siendo recogidos para darle sepultura apropiada, usualmente marcando las tumbas con un “N.N.” y un número. Y aquí viene lo alucinante.

 

Tumba a tumba, los lugareños “adoptaban” a esos muertos como si fueran propios; cambiando el número de las lápidas por el nombre de su preferencia, o por el suyo propio, hacían la novena de difuntos para que las almas errantes pudieran transitar en paz al otro mundo. Al fin y al cabo, alguien más debe estar buscándoles, llorándoles, sin saber dónde están sus cuerpos. De esta manera, en un imprevisto sincretismo de religión, folclor y atavismo pagano y atemporal, los campesinos de la zona repetían sin saberlo los ritos funerarios de antiguas civilizaciones: invocando al Animero, aplacaban a Caronte.

 

De esta manera, las figuras del Barquero y el Animero trascienden latitudes, creencias y tradiciones. Las aguas del Aqueronte y el magdalena se confunden en un único torrente, turbio y caudaloso, que desemboca en las fosas insondables del Averno. El diálogo musical en el rito funerario de guitarras, bajo y batería, queda mejor expresado en sus letras: “por el gran portal de la muerte, nadie desciende dos veces”.

 

Ya sea con el siniestro piano a mitad de la fúnebre tonada en ‘El Animero’ que retumba mientras el lúgubre personaje describe su paso llamando de tumba en tumba a las almas en pena, el tableteo de las ametralladoras de las guitarras en ‘La danza de los gallinazos’, con su imposible estribillo macabro que estremece la piel y nos recuerda que somos carne para gusanos; el cántico plañidero al Barquero de las almas que le ruegan para que les lleve en su barca.

 

La música puede contar una historia o pintar un paisaje. Dicho de otra forma, la música es a la vez una narrativa, una banda sonora que por sí sola, logra evocar imágenes, sin necesidad de letras. El papel de las letras –de haberlas– es describir los detalles de dicho paisaje o historia.

 

La música para las letras de este álbum es la banda sonora de la travesía por el río de la muerte. Y es que ir canción por canción es casi como remar junto a Caronte sobre las aguas pantanosas del río de los olvidados, viendo cómo los cuerpos hinchados, cercenados o mutilados, emergen de las aguas en la noche estrellada, simulando enormes peces que asoman el lomo entre las aguas arremolinadas del turbulento río.

 

Uniendo estas imágenes dantescas con el hilo conductor de la música, se llega al corte final, ‘Nomen Nescio’, la elegía dedicada al muerto sin nombre; esa persona desconocida; él o ella, que bien podríamos ser tú o yo, cuyo regreso alguien espera mirando constantemente al horizonte.

 

El principal factor a resaltar en «El río de la muerte» es la calidad de la composición. Cada elemento encaja a la perfección en su lugar, no hay abusos de solos, la melodía va sobre los riffs guiando a cada canción. El tono lúgubre y solemne de la mùsica,  dirige la agresividad y le confiere pesadez, logrando así una atmósfera más densa y amenazante, cargada de oscuridad y misticismo. El segundo elemento, y tal vez el más atrevido, es el concepto general tras el àlbum y el proceso creativo que conlleva la obra. Esto, en particular, es algo pocas veces visto en la escena colombiana, una escena prolífica y diversa, pero que, musicalmente hablando, sigue en su zona de confort.

 

En cuanto a los aspectos técnicos, hay que decir que a excepción de los platillos, a los que tal vez les faltó mayor presencia. la mezcla ajusta cada instrumento a un nivel de equilibrio, de manera que cada elemento es perfectamente identificable y audible. La producción tiene una factura impecable.

 

Los dos cortes extra del álbum son las regrabaciones de ‘Ritos de Muerte’ (cover de MASACRE) y una nueva versión de su clásico ‘Yo Soy el Siguiente Muerto’, muy a propósito del tópico del álbum, por cierto.

 

Con el arte gráfico de Carlos Jácome, mezclado y masterizado por Jari Lindholm en Suecia, y prensado en simultánea por Satanath Records (Rusia) y Exhumed Records (Ecuador), «El Río de la Muerte» es la narración, en música y letras, del drama y la relación entre los vivos y los muertos insepultos y olvidados cuyos cuerpos aparecieron durante años en los cauces y campos de Colombia, que sirvieron de carroña y abono en campos abandonados y tumbas sin nombre. Con fiera mirada, Caronte sigue remando en las corrientes y riveras de todo el planeta.

 

http://www.cronicasestigias.org/vitam-et-mortem-el-rio-de-la-muerte-2020/

 

Hailing from LatAm, specifically Colombia, I expected a way more brutal approach to death metal from this band called Vitam Et Mortem. The album begins with an odd sounding classical arrangement and the intro for the second track called 'Los Cuerpos en el Río' is actually a parody from a very famous Christmas song “Los peces en el río”, it sounds like a false start and it’s not funny at all but when the song properly kicks in things get really interesting. The first thing I noticed was the production: way too polished for this type of death metal that is still actually pretty dark and heavy composition wise. The lead guitar is very prominent and sometimes drifts away from the main riff to accompany the vocal line without it being overly melodic. These leads kind of remind me of Dissection demo era, closer to death metal.

 

The band doesn’t use a lot of riffs, they prefer dissonant and dark fast tremolo guitar melodies on the lower frets. Rhythmically the band is also very rich, they draw stop and go marching beats between the bass and the drums to bedizen the main themes and even if it doesn’t take the melody away it makes the music more menacing overall. 0 groove, 100% satanism. There are some acoustic passages that sound like a Helloween-esque bard playing, the medieval effect is well coined all over the album. The album cover features a cartoon witch or a wizard and shows off the death/folk roots from the band.

 

The mix is perfect; every instrument is perfectly leveled and always audible. As well as the acoustic bard parts there are some piano with spoken word passages that technically were perfectly recorded but those are the parts of the album I’m not really into. The slow and heavy breakdowns and the meaner parts overall sound awesome even with the leads going crazy on the background. I appreciate the distinctive elements and the originality in composition from these guys, and I’m hoping they release an album more focused on the songs than on the storytelling power metallish thing someday; the last couple of tracks are one cover (from Masacre, one of the first and better known death metal acts from Colombia) and one re-recorded old song, this classic track absolutely slays because it’s less experimental with the medieval instruments and it focuses on the aggression while it keeps the interesting leads and the rhythmic guitar giving it more punch and weight.

 

https://metalbite.com/album/38908/vitam-et-mortem-el-r%C3%ADo-de-la-muerte